Comparto la nota que publiqué en Puro Marketing.

La Era Digital transformó el modo en que vivimos, eso es lo que vemos en nuestro día a día con el uso de dispositivos y lo que podemos hacer con ellos. Pero la revolución va más allá de cada proceso, servicio, objeto y producto desde donde se recolectan datos que están convirtiendo nuestro mundo en un universo cognitivo, con millones de variables de información que se transforman en conocimiento. Lo que pensamos, hacemos y creamos se traduce en datos, el poder de nuestros sistemas actuales permite no solo analizarlos, sino predecir,  diagnosticar, anticiparnos, pensar. Los datos alimentan y fortalecen el negocio cognitivo. ¿Ves la diferencia? No estamos hablando de negocio digital, digital ahora es entendido como parte de la naturaleza, apenas un contexto.

CYC7FhNUEAQNc2b

Los datos y su interpretación ya no nos son ajenos, son parte de nuestra naturaleza humana. La tecnología es parte de nuestro ecosistema, y lo será más aún con la universalización del Internet de las Cosas, IoT. No es casual la relevancia de las neurociencias en este contexto, nunca antes tuvimos tanta capacidad analítica para comprender(nos). Es increíble suponer que podemos seguir desperdiciando ese potencial cognitivo por no enfocarnos correctamente, y no tomar decisiones de inversión estratégica ahora. Debemos animarnos a ser los primeros en el arca que nos lleva al siguiente paso, Big Data no es la gran cosa, es apenas el principio de algo mucho más espectacular. Los sistemas aprenden mientras interactúan con las personas, de manera natural, sin programación.

Hasta ahora percibíamos que los datos provenían de determinadas fuentes definidas y estructuradas, fácilmente identificables, que nos abastecían de información y no siempre de conocimiento, por nuestra falta de visión o de previsión. Ahora experimentamos que los datos son materia prima de la vida, que las fuentes son innumerables y que el 80% de los 25 trillones de bytes diarios de datos son no estructurados, las soluciones cognitivas llegaron para cambiar para siempre la vida que tuvimos hasta ahora. El modo de relacionarnos, de consumir, todo estará formando parte de la nueva era, la Era Cognitiva.

Para ponerlo en términos simples, Big Data con el poder de cómputo analítico cognitivo nos provee de insights de personalidad, esto es, poder comprender las preferencias, elecciones y contextos de cada cliente de modo individual, para lograr un engagement personalizado, un negocio sin insatisfacciones, donde estamos constantemente aprendiendo y mejorando en una adaptación dinámica.  Desde encontrar conexiones sorprendentes en la industria farmacéutica para aplicar el mejor tratamiento para curar enfermedades, hasta la predicción de catástrofes naturales, la mejor performance de un equipo de fútbol, o el modo en que tus clientes perciben el último lanzamiento de productos en medios sociales.

Grandes empresas globales, como IBM están experimentando con Watson hasta dónde podemos llegar con la computación cognitiva (más información, en inglés, aquí) ayudándonos a pensar. Hasta Bob Dylan puede beneficiarse en la Era Cognitiva!.

El nivel granular de definición de la personalidad, las redes de contacto y el contenido publicado en medios sociales, ayuda a hipersegmentar la audiencia, focalizar las acciones y lograr una relevancia con resultados nunca antes vistos. Ahora las campañas permitirán identificar y llegar a las personas correctas pudiendo predecir el resultado de la acción.

Esta precisión es inédita, augura una planificación muy sincronizada de marketing y publicidad, ahora el conocimiento de los KPIs  del negocio y las métricas tienen un gran valor para determinar las acciones promocionadas. Los que nos dedicamos a la analítica y estrategia estamos en el mejor de los mundos, se hace realidad lo que hemos venido sosteniendo en los últimos años. El contenido orgánico murió, y cada peso invertido debe responder a una estrategia avalada por un Big Data predictivo, que nos permita hacer la jugada sin riesgo para nuestros clientes y nuestro negocio, obteniendo las mejores respuestas.

Uno de los casos de éxito, con el uso de Insights de Personalidad  by IBM Watson es el de Adecco, basado en un análisis psicolingüístico de su audiencia en Twitter, desarrolló una campaña de Twitter Ads obteniendo una tasa de engagement 85% superior a los valores normales. Contundente. Así es el mundo que viene, o que ya está.

Link a la nota